El secreto de- casi- todos los negocios que tienen éxito en internet

Está en su color

Me explico

Yo podría contarte que me dedico al copywriting estratégico con base en un enfoque global de marketing de contenidos y perderte para siempre.

O podría utilizar una de las mejores analogías que he leído en mi vida, cortesía de Seth Godin.

Y decirte que mi trabajo es hacer que, de entre todas las vacas del montón, la tuya resalte por su color.

Con esto, no quiero que pienses que mi servicio es para ganaderos.

Solo quiero que te imagines que viajas por una carretera y te encuentras con 40 de estos animalitos, de color blanco y negro, todos amontonados.

Sería difícil que alguno destacara por encima de los demás, ¿verdad?

Pero, si alguna de esas vacas fuera de color púrpura, ésta sí que llamaría tu atención.

Lo mismo pasa cuando tienes un producto o un servicio.

No importa el tamaño de tu negocio, ni el sector al que pertenezca; no basta con que digas que eres el mejor.
Tu cliente tiene que ser capaz de entenderlo en un solo vistazo y además creérselo.

Porque quizás; los textos de tu página web, emails, posts en Instagram o argumentario de ventas son tan poco consistentes que no reflejan, ni de cerca, todo el valor que tiene lo que ofreces. Y por eso, te hacen parecer igual al resto.

Precisamente, ese es el trabajo del copywriting: convencer a tu audiencia, a través de las escritura, de que eres la pera limonera y hacer que:

Mucha más gente te compre.
Rellenen tu formulario de contacto
Interactúen con tus publicaciones en redes sociales
Descarguen un ebook.

Te envíen whatsapps preguntándote cómo hacer para trabajar contigo.

Pero esto solo es posible si eres capaz de transmitir tu valor usando las palabras correctas.

Pero además, si alguna vez te has preguntado

“¿Qué debo publicar hoy en mi blog?

¿Qué asunto debe llevar este email?

¿Por qué la gente que viene a mi página web se va sin hacer nada de lo que quiero?”

Debes saber que esas preguntas son más frecuentes de lo que piensas y esconden un profundo agotamiento por no saber qué es lo que estamos haciendo mal. 

Son la consecuencia de no tener una estrategia detrás de tus acciones.

Yo sé lo que es tener un negocio cuyos resultados no son los esperados.

También he actuado por impulso y he dejado atrás la estrategia.

He aprendido lo que sé gracias a mis aciertos y a mis ca… Bueno, a mis metidas de pata…

Por lo que tú también puedes aumentar la visibilidad de tu negocio si tienes detrás una estrategia digital y aprendes a transmitir con palabras el verdadero valor de tus productos o servicios.

cafe

Pero, si lo que quieres es conocer mi historia, entonces sigue leyendo

No recuerdo bien cuando comenzó mi amor por la escritura, pero sí sé que eso fue lo que me llevó a estudiar Comunicación Social en la Universidad.

Quería ser periodista.

Durante tres años cubrí la sección de deportes de un canal de televisión, hasta que conocí el mundo de la comunicación corporativa en un banco.

Y sin darme cuenta comenzaron mis primeros pasos en el copy.

Un par de años más tarde me sumé a un negocio familiar relacionado con los seguros.

Pero odiaba vender, no sentía que fuera para mí.

Así que me dediqué a dirigir la comunicación de grandes cuentas y entendí que eso de la persuasión y la asesoría se me daba bien.

Hasta que migré a España y tuve que comenzar.

Otra vez.

¿Y sabes en qué se me ocurrió emprender apenas me mudé de país?

Una idea brillante, o al menos, eso era lo que yo pensaba.

Decidí adentrarme en la hostelería y montar un restaurante de comida urbana.

Contraté a un chef que me ayudó a plasmar el concepto. Tenía la certeza de que “la comida siempre funciona”.
Por supuesto, quebró.

Porque aunque la idea era tremenda y tuvo mucha más aceptación de la que me imaginé, eso no fue suficiente.

Embarcarse en cualquier proyecto que requiera una inversión continua está destinado al fracaso si no hay una estrategia detrás.

No importa qué tan bueno sean tus productos, servicios (o hamburguesas).

Si no identificas claramente el público al que te diriges, le das lo que necesita y conectas con él, nada de lo que hagas va a tener buenos resultados.

Así que decidí retomar lo que mejor sabía hacer.

Escribir.

Y cuando escribes con estrategia, funciona

Finalmente, después de migrar, quebrar y hacer dos másteres; retomé mi relación con las palabras para ayudar a profesionales y empresas a captar más y mejores clientes a través de su estrategia de contenidos y la escritura persuasiva.

Porque eso de perseguir a puerta fría para que nos compren o contraten, hace tiempo que dejó de funcionar.

Y con la digitalización de los negocios y la voraz competencia sólo los buenos son capaces de destacar.

“El Marketing de contenido es la brecha que existe entre lo que las marcas producen y lo que las audiencias verdaderamente quieren consumir."

Michael Brenner

Y si quieres saber un poquito más de mí, aquí te cuento:

Soy venezolana y vivo en Valencia desde hace un par de años

Me mudé con mi esposo, mi nenita y mi perrita a esta ciudad que cada día me gusta más.

Soy periodista de profesión y marketera de oficio

El marketing ha coqueteado conmigo en todas sus modalidades aunque nada me gusta tanto como generar contenidos.

Uno de mis mayores placeres, junto con la playa, es dormir

Hasta que nació mi hija, entonces descubrí que dormir con ella era todavía mejor.

Odio las ventas a puerta fría

Sea el producto que sea. Creo en un modelo de marketing que se diferencie por su calidad, personalización y respeto al usuario.

Y me dedico a escribir para atraer con las palabras porque creo que la venta tradicional y agresiva ya no funciona.

Creo en la diferenciación y en los contenidos con flow y rock&roll para hacer que tus clientes alucinen contigo y, bueno, con lo que vendes.

¿Te imaginas lo que eres capaz de conseguir con unas palabras que conecten y que además estén bien pensadas?